Martes, 24 de julio de 2007
Por: Yusnaimy Jorge Soca. *
Imagen

Luz en el Horizonte.Juan Arel.(115 x 101 cm).?leo/Lienzo

Es dif?cil describir las emociones que se experimentan al ayudar a las personas que mal viven en las villas miserias del pa?s excluidas por el gobierno e ignoradas por la sociedad. Una mezcla confusa de alegr?a y tristeza domina el alma al compartir peque?os donativos entre los ni?os, ancianos y adultos desvalidos para aliviar sus necesidades y condiciones infrahumanas.

Esas acciones humanitarias las promovemos desde hace algunos a?os en el Centro de Salud y Derechos Humanos ?Juan Bruno Zayas?, bajo la iniciativa ?No a la exclusi?n Social?. Como alternativa de compartir su dolor y despertar en ellos la esperanza.

Siempre nos reciben con cari?o y muestras de agradecimiento pero con desconfianza, por el rechazo en el trato que le dan muchas personas, a excepci?n de las monjitas que de ves en cuando visitan esos lugares y les llevan algunos regalos.

Miles de cubanos se encuentran hacinados en albergues y llega y pon. Muchos son ni?os que deambulan descalzos, mal vestidos, sin juguetes y sin tener donde distraerse sanamente. Pocos padres pueden garantizar las atenciones que necesitan sus hijos.

En estos lugares tambi?n es preocupante la frecuencia de enfermedades y otros factores da?inos a la salud como el stress, el abuso del alcohol, la depresi?n, el alto nivel de suicidio, la violencia y la desesperanza.

Pas? 10 a?os viviendo en un albergue y es una experiencia traum?tica. Sufr? debido a las terribles carencias y malas condiciones que ten?a, pero tambi?n me afect? la sensaci?n de que nada bueno me suceder?a nunca, que est?s abandonada a tu suerte y, peor a?n, por el desprecio manifestado por muchas personas al saber que era una albergada.

No se precisa de grandes recursos para modificar esas vivencias con buenas acciones. Basta un poco de sensibilidad y de algunas cosas que no nos sean imprescindibles. Recuerdo que la primera vez comenzamos por regalar la cuna y ropas de mi hijo que ya no utilizaba.

Lamento que hasta ahora despierte poco inter?s este tipo de labores. Hace tiempo no contamos con recursos y agradeceremos a quienes se solidaricen y contribuyan en lo que puedan para aliviar la desesperante situaci?n de los cubanos que viven en condiciones extremas.

* Activista de Derechos Humanos, reside en la actualidad en Ciudad de la Habana, Cuba. E-mail: [email protected]
Publicado por buenavistavcuba @ 12:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios