Viernes, 24 de noviembre de 2006
Imagen

Mucho m?s tiempo de permanencia en sus funciones como profeta que el famoso Sapo del Tesico, como es l?gico, se mantuvo el no menos afamado bar?metro conocido como ?El ba?l de ?a Trina?. As? fue llamada?sin que aparezca nombres ni apellidos en esta historia-- una respetable se?ora oriunda de la Octava Villa por all? por los comienzos del siglo XIX.

Y la se?ora ?a Trina era propietaria de un ba?l de madera forrado en cuero que cumpl?a la doble funci?n de guardar la ropa y pronosticar el estado del tiempo como sin igual meteor?logo.

?C?mo suced?a la magia?

En los per?odos de sequ?a, o en d?as normales soleados, la tapa del mueble permanec?a herm?ticamente cerrada, incluso costaba trabajo abrirlo dado el cierre natural, sin cerradura ni candado. Sin embargo, en cuanto amenazaba lluvia sol?a destaparse por s? solo y no hab?a modo de cerrarlo hasta que el agua no se hac?a presente y se derramaban las nubes tal y como el ba?l lo hab?a previsto. Porque hab?a m?s: seg?n fuera la mayor o menor abertura de la tapa, as? marcaba la proximidad mayor o menor del aguacero, o del temporal. Y por si fuera poco, la magia indicaba la cantidad de la lluvia a caer.

Y desde luego, en la calle Cristo?hoy Hermanos Garc?a?as? como en las calles colindantes del barrio donde resid?a ?a Triana, se consultaba con la afamada se?ora y su ba?l maravilloso, antes de asistir a misas, fiestas, procesiones, parrandas o sencillamente para salir de visitas, o a pasear por la Plaza Isabel II.

Un descuido tan casual como todo descuido, puso luto en la casa de ?a Trina con la desaparici?n del hist?rico y admirado bar?metro. Alguien de la familia hogare?a dej? una vela encendida encima del prodigioso ba?l, y del mismo solo quedaron las cenizas.

Bolet?n Orfebre No. 8, 2006. San Juan de los Remedios, Villaclara, Cuba.

Publicado por buenavistavcuba @ 18:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios