Jueves, 14 de septiembre de 2006
Por: Eloy Arnaldo Gonz?lez.*
Imagen

Pedro Santacilia

?Mi querido hijo Santa??, con esta frase comienza la carta del Benem?rito, Benito Ju?rez a Pedro Santacilia, escrita en enero de 1865. Por aquel entonces Ju?rez se encuentra en Chihuahua y hab?a perdido a su hijo Pepe. ?Dispense usted mis borrones, se?ala, porque mi cabeza esta perdida?. Son las palabras de un hombre dado a la lucha, pronto para las ideas como para el sentimiento noble. Admiraci?n se debe sentir cuando un hombre de tal entereza, da paso a una l?grima inefable.

Por esta fecha, Pedro Santacilia se encuentra en Nueva York acompa?ando a Margarita, la esposa de Ju?rez y al resto de su familia ya en el Exilio. El cubano Santacilia realizaba en el vecino pa?s del Norte las gestiones necesarias para logar que se proveyera ayuda a la campa?a para derrocar a los partidarios de Maximiliano.

Pedro Santacilia
fue un poeta cubano, que muy temprano y apegado a sus ideas de libertad para el pueblo de Cuba bajo el yugo colonial espa?ol; particip? en conspiraciones que le llevaron, primero a la c?rcel y despu?s al destierro. Su largo Exilio que s?lo concluy? con su muerte, lo llev? a lugares tan remotos como M?laga y Nueva Orle?ns. En este ?ltimo lugar es que el poeta errante y proscrito conoce al que fuera el ?Benem?rito de las Ameritas?, Don Benito Ju?rez.

Alrededor del a?o 1856, Pedro Santacilia se encontraba en Nueva Orle?ns, y es all? que conoce a un emigrado mexicano,- ind?gena zapoteca de origen -, que hab?a llegado a ser a pesar de su origen y condici?n social, gobernador del Estado de Oaxaca y diputado de la Naci?n. Este hombre buscaba que su querida patria transitara el camino de la prosperidad y libertad para beneficios de todos. Quer?a este hombre de bien, buscar para su patria que ?sta superara los escollos que hab?an quedado de la etapa colonia; que a?n estaban presentes en la sociedad mexicana.
Imagen

Don Benito Juar?z. "Benem?rito de las Americas"

De inmediato Ju?rez y Santacilia establecieron una s?lida y resuelta amistad que pasaba por el camino de la convergencia de pensamientos pol?ticos e ideas afines; amistad que habr?a de durar por largos a?os. Cuando Benito Ju?rez regresa a M?xico, all? en Nueva Orle?ns hab?a dejado un amigo y confiable colaborador resuelto de su causa. Al producirse la intervenci?n francesa; Santacilia no duda en seguir al lado de su amigo mexicano. Siempre estuvo a su lado, en las buenas y en las malas.

En mayo de 1868, el poeta cubano, Pedro Santacilia se casa con Ma?uela Ju?rez y Maza, la primog?nita de Don Benito Ju?rez; estableci?ndose entre el cubano y el pr?cer mexicano un vinculo familiar que vino a completar su estrecha relaci?n.

Cuando el imperio de Maximiliano fue derrotado, Santacilia acompa?a a su amigo y padre de su amada esposa en el periodo de superaci?n y reformas que siguieron a la confrontaci?n.

Un a?o despu?s de la entrada de Benito Ju?rez en ciudad de M?xico, en el a?o de 1867, se produce en Cuba el alzamiento de C?spedes el 10 de octubre. Para esta fecha Santacilia es designado agente diplom?tico de la Rep?blica en Armas.

El 3 de abril de 1869 a instancias de Pedro Santacilia se firma un decreto presidencial por el cual se permit?a que los buques que enarbolasen la bandera cubana fueran recibidos en los puertos mexicanos. En un segundo paso, el Congreso Mexicano aprob? una proposici?n de Ley, presentada por Santacilia, apoyando el decreto del Presidente Benito Ju?rez. De esta forma M?xico fue la primera naci?n que reconoc?a la independencia cubana y el derecho de los cubanos a la beligerancia.

El 15 de julio de 1872 muere Benito Ju?rez, ?Benem?rito de las Am?rica?; Pedro Santacilia, su yerno, amigo y cercano colaborador habr?a de continuar en M?xico. A pesar de su avanzada edad dedic? mucho de su tiempo, y energ?as haciendo causa com?n con aquellos que luchaban por la libertad de Cuba.

Pedro Santacilia, no regresa a la Patria que tanto am?, muri? en M?xico a la edad de setenta y seis a?os el 2 de marzo de 1910. Cuba anduvo en su coraz?n, no fue s?lo el doloroso destierro sino las muestras de su dedicaci?n por la Patria distante. Al preparar esta nota he le?do con inter?s el art?culo que con el t?tulo: ?Una danza cubana? escribiere el tambi?n poeta y exiliado, Bonifacio Byrne. All? se cuenta la an?cdota de la profunda sensibilidad de Santacilia, capaz de llorar en una calle de Nueva York al escuchar la m?sica de una danza cubana.

No hubo regreso a la Patria para este hombre de bien, que hizo del destierro vida completa. Quedan sus versos en aquel memorable poema que escribi? probablemente al partir de Cuba: ?Adi?s! Versos que pueden al ser tra?dos al presente, generar un agudo sentimiento de frustraci?n y enojo,- y ha no dudar-, tristezas; las suficientes como para dar por concluido este art?culo. Aqu? los versos:

?Adi?s ,pueblo m?o?--la voz iracunda
que parta me ordena destino feroz
el llanto por eso mis ojos inunda
que es triste a la Patria mandar un ? adi?s ?

Si quiere el destino que lejos sucumba
del suelo dorado que vida me dio
mi voz postrimera; la voz de la tumba
en alas del viento te ira con mi ?adi?s!


* Art?culo publicado en el Peri?dico Panorama de Nuevos Horizontes, Fort Worth, TX. agosto del 2005. E-mail: [email protected]
Publicado por buenavistavcuba @ 10:31
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 22 de marzo de 2007 | 17:14
locoGRACIAS POR LA INFORMACION