Domingo, 05 de febrero de 2006
?perduraran m?s all? de nuestro olvido / no sabr?n nunca que nos hemos ido?
Imagen

Por: Marco Antonio Landa.

Nuestras casas son as?. El sol se filtra a raudales por todas sus ventanas, a trav?s de las persianas, por entre los visillos de las cortinas. Ilumina primero, calienta despu?s, alegra siempre. Nuestras casas son as?? de hermosas, porque aparecen ornadas de rayos de sol. El aire mueve las cortinas de nuestras casas, las agita y les presta un gracioso y ondulante movimiento. Las cortinas que adornan nuestras casas muestran una infinita variedad de colores que alegran la vista. Pero predomina el verde que atenaza la reverberaci?n del ardoroso sol tropical.
Imagen

La claridad del sol se refleja tambi?n en los pisos de nuestras casas, en los mosaicos de formas caprichosas, que brillan y rebrillan cuando se les da lustre. Yo creo que en casi todos los pueblos de Cuba hab?a una fabrica de mosaicos y el esmero que se pon?a en seleccionarlos para una casa nueva era como un s?mbolo del cari?o que iba poni?ndose en la construcci?n. Y hasta cuando en su colocaci?n se alteraba la simetr?a dispuesta de antemano, el error servi?a para fijarnos mejor en ellos, para hilvanar un comentario, para elogiar su belleza. Otros pisos eran de granito, que se pul?an una y otra vez, hasta dejarlo reluciente. El granito prestaba a las casas un aire de aristocr?tica importancia, pero los mosaicos, con sus caprichosas combinaciones y atractiva policrom?a, pon?an una nota distinta en el conjunto. El granito es mon?tono, m?s uniforme, menos imaginativo. Los mosaicos nos serv?an hasta para entretenernos con sus contrastes en las salas de espera o en los momentos neutros del descanso.
Imagen

No necesitaban alfombras los pisos de nuestras casas. De cubrirlos con ellas, hubi?ramos procurado que no fueran unas alfombras oscuras, verdes o azules. Son demasiado serias las alfombras de esos colores y hubieran opacado la luz brillante del sol que ilumina nuestras casas. Adem?s, el mosaico proporciona frescura y neutraliza el ardor canicular.

No necesitan tampoco nuestras casas mantener prendidas durante todo el d?a las luces artificiales. Se abren las ventanas y eso es suficiente. Entonces nos sobra luz para leer, para escribir, para trabajar, para vivir...
Imagen

Nuestras casas tienen las habitaciones amplias y los muebles, ocupan en ellas lugar preponderante, pues parecen adquirir cierta especial personalidad que despierta la admiraci?n. Y desde lo alto, la placa del techo o las vigas del viejo encofrado, que parecen mirar hacia abajo con orgulloso desden, se muestran envanecidas de sostener con su firmeza las fabulosas ara?as que tintinean con deliciosa sonoridad cuando el viento pasa a trav?s de sus lagrimas.

Nuestras casas suelen tener, a veces, amplios balcones, refugios amables, cuando en horas del descanso nos asalta el deseo o la necesidad de contemplar la calle o embriagarnos con el bullicio alegre del ir y venir de las gentes, ora con prisa, ora sin ella.

Adem?s, en los balcones podemos colocar nuestras flores hogare?as para que se saturen de sol, de luz, de calor; para que el aire las alimente y ellas le paguen generosamente, embalsamando el ambiente con su grato aroma. No se limitan nuestras flores a vivir en el interior de la casa, pueden tambi?n asomarse a la calle y darse enteras en armon?a de luz, de color, de perfume.
Imagen
Nuestras casas tienen hermosos patios: patios anchurosos, donde se descansa a la sombra de un alero y se oye correr el agua de una peque?a fuente o el rumor secreto de un aljibe o se contempla con ?xtasis un bello cantero de rosas rojas o blancas. ! C?mo se recuerdan aquellas rosas rojas, ??mulas de la llama?, que son como un silvestre estallido de luz y color en el florecimiento de la ma?ana!... Por todas esas cosas, simples : por los mosaicos caprichosos, por las ventanas abiertas al abrazo pur?simo del sol y la amistad; por los techos altivos y orgullosos; por los balcones amplios y los patios plet?ricos de espacio, llenos de flores: por todas esas cosas son hermosas nuestras casas.

Y hasta cuando las sombras de la tarde que cae van apoder?ndose, poco a poco, de la escena , se siente frescura y descanso tras la faena cotidiana. Tal y como lo hace la propia naturaleza humana, que cede fuerzas ante el avance incontenible del tiempo y se repliega, lentamente, hasta fundirse en la sombra total que es luz y descanso a la vez...
Imagen
Un d?a tuvimos que decir adi?s a nuestras casas, a nuestras flores, a nuestros muebles, a los mosaicos, a los techos, al aire, al sol, a todas esas cosas que, seg?n el poeta ?perduraran m?s all? de nuestro olvido / no sabr?n nunca que nos hemos ido?. Apretamos el paso sin mirar atr?s, con temor de convertirnos en estatuas de sal.....Ahora, adoloridos por aquella huida, con lagrimas en el coraz?n, aunque los ojos se sientan secos y resecos a fuerza de otear horizontes sin vislumbres de claridad y con nuestra vista fija en sombras extra?as, no podemos evitar la nost?lgica evocaci?n....
Imagen


All? permanecen nuestro esp?ritu y nuestras casas, donde en cada rinc?n se esconde una tristeza o una alegr?a...Seguimos contemplando el sol que alegra, dej?ndonos arrebatar por el aire que refresca y recordando mentalmente los arabescos de los pisos cubiertos por los hermosos mosaicos de nuestras f?bricas locales; de nuestras casas de Cuba...Pero es posible que con estos pensamientos evocadores, tal vez nos estemos despidiendo de todo eso para siempre...

30 de enero de 2006
http:buenavistavcuba.blogcindario.com/
Publicado por buenavistavcuba @ 22:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios