Mi?rcoles, 14 de diciembre de 2005
Todo comenz? con dos mujeres: Mar?a y Elizabet.
Imagen

Por: Nilda C. Est?vez.
[email protected]

Elizabet, llena de a?os era una mujer piadosa, creyente y dedicada; llevaba una vida consagrada, al lado de su esposo el profeta Zacar?as. Quiz?s algo triste pues ya casi anciana, Dios no le hab?a dado la bendici?n de tener hijos y en aquellos tiempos, esto era algo as? como una ofensa. Ella era descendiente de Aar?n.

Mar?a, muy joven, virgen, pueblerina, sencilla, humilde, llena de sue?os, comprometida, piadosa de Dios, la escogida y la santa. La que m?s tarde demostrar?a con su silencio y a la vez con su elocuencia en su manera de actuar, de que naturaleza humana estaba formada. De ella ni siquiera se registra el linaje del cual descend?a, s?lo deducimos que siendo prima de Elizabet tambi?n fuera descendiente de Aar?n. Los evangelios consideran a Jes?s como descendiente de David, por la l?nea de Jos? que podr?a ser mejor de Mar?a.
Imagen

El anuncio.
El ?ngel Gabriel le anuncia al profeta Zacar?as, que su oraci?n hab?a sido escuchada, y que su esposa Elizabet concebir?a y traer?a al mundo un hijo, pero ?ste, ser?a un profeta singular, preparar?a el camino del Mes?as. A trav?s de ?l muchos se convertir?an de sus malos caminos y se volver?an al camino del Dios que ellos conoc?an, Yahv?.

Seis meses despu?s, el mismo ?ngel enviado de Dios visita a Mar?a, y ocurre el di?logo entre ?l y aquella joven respetuosa y temerosa de Dios; de quienes los profetas ya hab?an dicho muchos siglos antes, cuando afirmaron: ?que Dios ser?a recibido por una virgen?, y le transmite el anuncio. Ella era la escogida y responde con aquella frase que trascender?a el tiempo y las distancias: ?H?gase conmigo conforme a tu Palabra? ?cu?nta madurez y responsabilidad encierran estas palabras! .Fue as? que comenz? a cambiar la historia
Imagen

El Encuentro.
Mar?a, al recibir el anuncio de su concepci?n y la noticia acerca de su prima, se dispone prontamente a visitarla. Ambas se encuentran y al pronunciar las palabras de saludo, el vientre fecundo, ya de seis meses de Elizabet se estremece ante la presencia de aquella criatura tan especial, entonces dice:?Porqu? a m? este privilegio??, Porqu? a m? esta bendici?n?, ?por qu? ?ser? bienaventurada la que crey???; y llegar?an las l?grimas de ambas llenas de gozo, de reverencia . Tambi?n lleg? la respuesta de la Virgen, recogida por el cronista como un reconocimiento a ella, y es as? que en el ?Canto de Mar?a? , tambi?n se encierran, como preludio, lo que luego fuera la vida de servicio de humildad y a la vez de silencio de ella. Elogio inmenso a la Libertad, que vendr?a de la entrega de su Hijo en la Cruz; reconociendo el Poder del Alt?simo, de aquel en quien ellas confiaban y reconociendo la piedad de Dios que tiene con los humildes, y de aquellos que conf?an en El, reconoce que a trav?s de Jes?s todos ser?amos hijos de Dios; que ya dejar?amos de ser esclavos, para comenzar la era del ?Emmanuel?, ?Dios con nosotros?.

Imagen

Ambas mujeres se unieron en esos primeros meses, con una bendici?n com?n, la participaci?n directa en el Reino de Dios en la Tierra, de una manera muy especial, comenzar?a con ellas el cambio de lo que fue la era cristiana. En ese tiempo las mujeres eran poco menos que esclavas, no se les permit?a opinar, ni mucho menos hacer algo relevante ante la sociedad; ellas lo hicieron en silencio con Dios. Trasmitieron con su dulzura y amor a sus dos seres que nacieron de ellas, todo lo que ellas sab?an, definitivamente Dios las hab?a elegido para una misi?n especial, Juan el que prepar? el camino, Jes?s el que transit? por ?l.

Las dos tambi?n aunque no sabemos de Elizabet, ver?an sus hijos morir dram?ticamente. Ellas no quisieron gloria ni fama y la verdadera Gloria, la que viene de Dios, la recibieron, Mar?a no busc? protagonismo y ?ste se encontr? con ella. Mar?a glorific? desde el principio a Dios, luego con su servicio en silencio y con su sacrificio, que no se registra apenas, s?lo en peque?as frases en los Evangelios y en el Libro de los Hechos de los Ap?stoles. Y me pregunto, ?que significado tiene para estos tiempos la vida de Mar?a?,?no tuvo miedo y sab?a hacia donde iba, sin asomo de dudas, ella fue el canal de bendici?n para traer al hijo de Dios y comenzar?a desde la concepci?n, con su naturaleza humana, con la vida en un hogar fuerte, dirigido por Jos?, hombre de Dios, a educar aquella criatura que luego deslumbrar?a a ellos y a toda la humanidad con su sabidur?a.

Cu?nto af?n de los hombres por encontrar la fama y acumular riquezas; cu?nto af?n por los descubrimientos por realizar ingeniosos inventos, cu?nto af?n por correr sin saber a donde ir, pero han olvidado lo m?s importante, han olvidado a Dios, y con El, han olvidado la raz?n de ser han trastornado su sentido de la vida, y es entonces que s?lo recibimos las consecuencias de una humanidad sin Dios.
alt="Imagen" />

No s?lo deber?amos preocuparnos por el bienestar humano, por nuestras necesidades materiales, sino tambi?n deber?amos preocuparnos por el esp?ritu, y ?ste viene de Dios, autor de la vida, y si no estamos cerca de El no lo podemos recibir. Nos preocupamos por nosotros, pero no pensamos en el bienestar de los que nos rodean con el instinto ego?sta de la naturaleza sin Dios.

El mundo necesita conocer a Dios, a trav?s de la vida de Jes?s, El cambia las vidas transforma los corazones. El restaura lo quebrantado, El, cambia el odio en amor, la mentira en verdad, El se levant? para decirnos ?al?grense, yo estoy con ustedes?, y dice Pablo a los Filipenses: ?el que comenz? la buena obra la terminar?, dijo Jes?s: ?no teman, yo estoy con ustedes todos los d?as?, ?les dejo la Paz?.

Jes?s est? m?s all? de los regalos, del arbolito, del Pap? Noel, de los biscochos y de las deliciosas comidas, de los cantos y de todo lo que se mueve alrededor de todo este tiempo. Sin El, todo es en vano y hay una sensaci?n de vac?o.

Jes?s no se qued? en el pesebre, o en la gruta donde algunos se quedan para visitarle, El fue m?s all? de todo aquel misterio de su nacimiento. El cambia a diario toda vida que le busca y lo alcanza. El nos ama ?nos da la Paz, que sobrepasa todo entendimiento humano?.No permitamos que el vaiv?n del mundo nos ciegue, busqu?mosle con todas nuestras fuerzas y veremos los frutos de caminar con El en nuestras vidas.

Que as? sea, que Dios les bendiga y ?Feliz Navidad y Feliz A?o Nuevo ?

Fort Worth, 04 de diciembre de 2005
[email protected]
Publicado por buenavistavcuba @ 12:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios