Martes, 04 de octubre de 2005
?Salid a encontrar al sediento; llevadle agua?, socorred con pan al que huye?Isaias 21: 14

Por: Eloy Arnaldo Gonz?lez *.

Formamos parte de una gran Naci?n, vulnerable como puede ser cualquier conglomerado humano;...........
fotos.miarroba.com

sujeto como estamos a convertirnos en objetivos de las fuerzas del mal,- que en su momento-, descargaron su odio sobre la ciudad de Nueva York. Ahora, lo vulnerable vuelve a ser realidad; un doble y secuencial torbellino trastornador ha convertido la costa del Golfo de M?xico en el imperio de recias y poderosas aguas lanzadas por el viento que se hace furor y espanto.

Me refiero a los poderosos huracanes que han azotado la costa sur de los Estados Unidos en los ?ltimos d?as, con potencia arrolladora y resultados catastr?ficos pocas veces vistos. Sus nombres, lo de estos huracanes tropicales que vienen a golpear la vastedad de estas tierras nos resulta harto familiar: Katrina y Rita. Los efectos que han producido estos dos huracanes son de un quebranto de tal magnitud que hoy de forma directa e indirecta afecta toda la Naci?n.

Imagen

El hurac?n Katrina, dej? a la ciudad de Nueva Orle?ns desolada, abandonada y convertida en un lodazal de aguas p?tridas. Muestrario de detritus de una civilizaci?n que habiendo sido azolada, s?lo muestra su desnudez, sentido de vac?o y soledad de h?medo desierto.

Cuando el hurac?n Rita se acercaba a las costas de Texas, un estremecimiento colectivo se apoder? de todos; las im?genes de la muerte, la devastaci?n y el caos producido por el hurac?n que le antecedi?; hizo que los moradores de las zonas que serian afectadas por ?ste poderoso hurac?n tomaran,- de forma r?pida y resueltas-, conciencia del peligro que se les venia encima. Las casas fueron cerradas, las conciencias fueron conmovidas.

Imagen

En esta ocasi?n hubo muestras de actuar profesional, resoluci?n e inteligencia; y sobre todo, conciencia ciudadana del peligro. Los habitantes de las zonas que serian azotadas por el poderoso hurac?n Rita, se mostraron muy responsables a la hora de escuchar y tomar decisiones que a tantos pod?an afectar.

Los moradores de ciudades que pod?an ser desvastadas, se lanzaron en fren?tica salida buscando lugares seguros y alejados del peligro inminente. Millones abandonaron las ciudades habitadas y ?stas quedaron como desiertos. Asombro y temor evidente hab?a en los rostros de aquellos que manejaban horas por la Autopista I-45, buscando alejarse del punto de la costa a donde llegar?a el hurac?n con categor?a pre-establecida de efecto catastr?fico. La ciudad de placentero deleite como Galveston con sus soleadas playas, as? como la populosa Houston, vieron sus habitantes esparcidos por las amplias autopistas. Ciudades de gozo y laboriosidad fueron oscurecidas por el temor. La Naci?n de nuevo se mostraba conmovida y expectante.

Imagen

Los millones de habitantes en sus autos llenaban las autopistas que sal?an hacia el norte y el tr?fico adquiri? la categor?a de infierno de lento andar. Algunos no les alcanz? el combustible, a otros los alimentos que llevaban, los m?s no les alcanz? la paciencia. Hambrientos, sedientos y ansiosos; decenas de miles se convirtieron en una poblaci?n errante, que se mov?a con lentitud dram?tica.

Hay actos en estos d?as, que hacen que muchos inclinen el ?nimo y fomenten las m?s nobles virtudes en eso de compadecerse de los trabajos, miserias y angustias ajenas. Un anciano cubano de 88 a?os, muy cerca de la muerte, en sacado del lodo por un joven nicarag?ense en la Ciudad de Nueva Orle?ns, trasladado a Dallas, es recibido y cuidado por una familia hondure?a. Seres irreconocibles para los dem?s, ajenos por dem?s, que en medio de la tribulaci?n y participes de la pobreza; hacen de su generosidad gestos simples. Dios pone en los corazones de los sencillos, abundante misericordia.

La Autopista I-45 camino al norte y buscando la ciudad de Dallas, se convirti? en un escenario proclive a las m?s amargas tribulaciones. Hambre, sed, tristeza por los bienes dejados atr?s, impotencia por la lentitud en el andar, y temor a verse sorprendido por la tormenta que se acercaba en medio de las desprotegidas y congestionadas autopistas. Ese fue el escenario real.
En medio del caos y la desesperaci?n; una mujer de origen mexicano de nombre Maria Ju?rez,-manejando su peque?a ?troca?-, se hace presente all? en la Autopista donde est?n los menesterosos del momento, y ha viva voz, les ofrece a los desesperados aquellos: agua y comida caliente. Conversa, se detiene en cada una de las familias necesitadas y les orienta las posibilidades de albergue m?s cercanos. Por momentos recuerdo unas palabras le?das, esas que tanto se repiten; dichosos los misericordiosos, esos los que como Maria salen en busca del sediento. Les lleva agua a los ni?os y socorre con pan a los que huyen. All? en la extensa y congestionada autopista I ? 45; se produjo el milagro de la misericordia.

La imagen de Maria, dando de beber a los sedientos, y alcanzando un plato de comidas a los hambrientos. Las palabras suaves en el hablar y su sencillez de gestos; me hizo pensar de nuevo en algo que he le?do, creo que dice as?: ?tuve sed y me diste de beber, tuve hambre y de diste de comer??; no alcanzo a entender nada m?s. Tal vez no recuerdo, o no quiero recordar.

?Cuantos contamos con tiempo, y no practicamos la misericordia?, ?cuantos tienen la bendici?n de ser j?venes y llenos de energ?a, y no extienden la mano a los necesitados?; ?cuantos tienen tantos bienes que bien pueden compartir, pero no alcanzan a los menesterosos en un momento dado?; si, como esos asustados y desprotegidos de la autopista I-45.

Imagen

Tengo mala memoria, pero ahora si record? algo que le? y quiero compartirlo con Uds.; ?Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia?. ?Ahora si la cita esta completa! Pienso si Maria Ju?rez en alg?n momento de su Vida lleg? a leer, o leer? estas palabras; las de la cita claro.

? Eloy Gonz?lez 2005

* Physician and Freelancer Writer.E-mail: [email protected]
Publicado por buenavistavcuba @ 12:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios