Lunes, 19 de septiembre de 2005
?Ojala que el rico sea humilde y agradecido y que el pobre pueda mantener sus esperanzas y alegr?a de trabajo?.
Por: Guillermo Mil?n.
Imagen
Foto de Alf Holmsten. Campesino sueco.
Mi esposa y yo, alquilamos una casa al lado del gran r?o de ?ngermanland,- en el norte de Suecia-, donde los bosques serpentean sus sombras sobre las monta?as y el cielo es infinito. Los campos cambian de colores seg?n las mudanzas del d?a y el r?o refleja como un viejo espejo, la poes?a del valle en el tiempo variado del verano.

Debajo de nuestra casa, pastaban una decena de novillas curiosas, que se nos acercaron cuando camin?bamos por el sendero junto a la cerca. En otro campo al lado, la hierba hab?a sido cortada y envuelta en bultos pl?sticos. Yo me pregunt? como seria vivir como campesino sueco y quer?a entender lo que significa ser su propio empresario y tomar responsabilidad por sus m?quinas, vacas y cultivos. Yo quer?a conocer a este campesino y ped? una conversaci?n con ?l en un ambiente tranquilo. ?l primero se mostr? algo reservado, pero se anim? cuando le cont? que yo era cubano y que necesitaba aprender como es de ser campesino en un pa?s libre. Convenimos en encontrarnos el pr?ximo d?a, en alg?n momento cuando el campesino pod?a coger un diez en el trabajo.
Imagen
Alf Holmsten, 63 a?os y su mujer Britt-Marie Holmsten, 59 a?os, nos recibieron en su cocina grande, con caf? y tarta de helado.
Alf, que sab?a que tambi?n me interesaba la pesca, hab?a llevado su ?lbum de fotograf?as y nos mostr? los grandes salmones que hab?a pescado en el r?o. Despu?s, cont? como ?l hab?a luchado contra la pesca ilegal en el r?o hace 15 o 20 a?os atr?s, y de como hab?a visitado al ministro de agricultura y pesca y conseguido una investigaci?n seria, que a final result? en que la pesca en el r?o se normalizara y desaparecieran aquellos ladrones que con grandes e ilegales redes dejaban vac?o el r?o, arrasando con todo tipo de peces y otras especies.
Alf Holmsten es muy apasionado en lo que se involucra y nunca cede. As? siempre fue, durante la infancia, en la vida familiar y en lo que es su gran pasi?n: la agricultura.
Alf creci? en una casa simple pero libre y llena de amor. Alf comenz? a trabajar con siete a?os de edad, despu?s de las clases en la escuela y cont? que su libreta de trabajo siempre estaba llena, pues ?l era muy procurado para trabajos en las fincas de la vecindad y m?s tarde tambi?n en trabajos de cargamentos y transportes fluvial de madera.
En la tierna edad de once a?os y con el dinero que gan?, Alf compr? un carro usado, que consigui? reparar y despu?s de disfrutarlo un poco por la vecindad, lo vendi? al mismo precio que lo compr?.
Imagen

Despu?s que termin? la escuela, Alf fue conductor de cami?n, se cas? y tuvo tres hijos. Se divorci? y consigui? obtener la responsabilidad de sus hijos, algo que era muy com?n en aquella ?poca para un hombre. Despu?s, Alf encontr? a Britt-Marie y se casaron y recibieron un hijo y una hija. Cuando la hija m?s joven lleg?, Alf llor? de felicidad; pues, el motivo de tener tantos hijos era que quer?a absolutamente tener una hija.
Alf y Britt-Marie tomaron un empr?stito y compraron una casa con un poco de tierra en Sandsl?n, una pen?nsula al otro lado del r?o.
Cuando la hija recibi? un caballo en 1983, construyeron una caballeriza y compraron algunos novillos para su propio frigor?fico y netamente para el consumo familiar. Algunos a?os despu?s, compraron por accidente una novilla y as? comenz? la cr?a de vacunos lecheros ? esto fue en 1989.
Imagen
Las casas para los animales fueron construidas y mas tarde los animales y tierras de pasto fue comprada. Poco a poco creci? su empresa en alg?n tama?o con producci?n de leche y carne y compraron m?s tierras en el lado del r?oy.
Alf y Britt-Marie hacen todas las labores solos, a veces les ayuda su nieto Micke de 14 a?os. Ellos tienen hoy una grande y bella casa en la peque?a isla de Sandsl?n donde viven. Tambi?n tienen otra casa al lado del r?o, cerca de donde nosotros alquilamos y van a vivir all? cuando se jubilen.
Actualmente tienen cuatro modernos tractores y varias m?quinas de cultivo. Tienen una decena de vacas para producci?n de leche y muchas m?s pastando para la producci?n de carne. La leche que la empresa de Alf produce, es clasificada de alto nivel y por este motivo recibe 70 ?res (casi una corona sueca) extra por litro. Alf ama sus vacas y dice que hoy en d?a tiene dificultades para separarse de ellas. ?l es severo y simp?tico con los animales.- ?ellas me obedecen y saltan de alegr?a cuando se percatan que mi carro se acerca al lugar donde est?n pastando?-dice Alf, -?vienen corriendo a mi encuentro? -acrecienta Alf muy contento.
http://www.cubademocraciayvida.org/media/En%20Vacaciones/Alf-vacas-19skanna.jpg
Nosotros pod?amos verificar esto cuando salimos de la casa despu?s del caf? para tirar algunas fotos. Cuando las vacas vieron a Alf en la puerta, brincaron y danzaron sobre el prado. -?Ellas reconocen el ruido de mi carro y mi tractor, cuando vengo?-, sonr?e Alf orgulloso.
Imagen
Guillermo Mil?n, es el Editor de Cuba Democracia y Vida, sito de Internet sobre temas cubanos. El art?culo y las fotos son de su autor?a. Fue publicado en la p?gina Web: www.cubademocraciayvida.org , en agosto del 2005.
?Guillermo Mil?n 2005
Publicado por buenavistavcuba @ 18:55
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 29 de marzo de 2008 | 20:01
Muy triste para un campesino de la tierra,leer ese articulo y a esa edad,despues de tantos a?os dedicados a esa labor,no conocer ni sus playas por ser estas para el turismo internacional.Conozco varios campesinos de Buenavista que solo acumularon buenas casas y dinero, pero no conocieron nada mas,como:Enfurru?adoPolo Alfonso,el viejo Amaya y muchos otros;y pensar que en Buenavista los veian como gente que vivia bien,solo porque tenian mejor economia,hoy se que no es asi,pues ellos no disfrutaron de nada