S?bado, 10 de septiembre de 2005
?Don Rafa? Un cubano de 88 a?os, el refugiado m?s viejo que ha llegado al Metroplex. (Dallas-Fort Worth)

fotos.miarroba.com

Don Rafael Guevara, Nacido en Guant?namo-Cuba, es a los 88 a?os de edad, el refugiado m?s viejo de los que han llegado al Metroplex. Criado entre barcos mercantes y azotado por huracanes y tormentas; se resist?a a salir de Nueva Orle?ns pero fue rescatado a la fuerza; hoy, sin familia y adoptado por la familia Steinbring se niega a retornar a la que fue su casa por mas de diez a?os.
"No sabemos en cuanto tiempo regresar y si nuestras casas a?n existen", comenta Linda Steinbring, una de las 20 mil sobrevivientes que llegaron hasta esta ciudad del Norte de Texas.
El drama de la se?ora Steinbring parece crecer cuando recuerda que no tiene a nadie en Texas. Ni amigos ni familiares, s?lo a su esposo, a sus hijos, hermanas y sobrinas que llegaron con ella horas antes de que el fen?meno destructor les arruinara "El sue?o Americano".
En la misma situaci?n se encuentra Don Rafael Guevara, que tras soportar el "feroz embate" del hurac?n, acept? el albergue que le ofreci? la familia Steinbring aqu? en Dallas.
fotos.miarroba.com

"Ya no quiero regresar, no quiero aguantar hambre, sed y fr?o", dice este hombre de 88 a?os de edad que logr? atenuar con bicarbonato los efectos del calor, tras permanecer en el agua durante tres d?as.
"Don Rafa", como es conocido por la comunidad de Nueva Orle?ns, fue rescatado del barro por Marlon Arana, un nicarag?ense radicado hace pocos meses en esa misma ciudad.
"Fue dif?cil sacarlo, porque a pesar de que su casa estaba totalmente destruida y llevaba tres d?as sin comida y sin agua, estaba muy renuente a dejarla", agrega el joven de 28 a?os. "
Nativo de Guant?namo-Cuba, don Rafael, lleg? a los Estados Unidos en 1990 y desde ese tiempo fue adoptado por la familia Steinbring. "No es f?cil manejar a una persona de su edad, por momentos se porta necio y no entiende razones. Yo le rogu? que abandon?ramos la ciudad antes del hurac?n; pero el se neg? hasta el final, y por la gracia de Dios est? con vida", cuenta Linda.
La excusa del octogenario para permanecer en la que fue su vivienda por m?s de una d?cada, parece obstinada, pero tiene sentido: "Yo estoy acostumbrado al paso de los huracanes en mi pa?s y por eso no quise salir, pens? que se trataba de otro "ventarr?n' pasajero y no le puse atenci?n", dice con una mueca de nostalgia. "Recuerdo especialmente un hurac?n que azot? a Santa Cruz del sur en 1985 y caus? muchos destrozos; sin embargo Katrina, no era un hurac?n, era el fin del mundo", se?ala el octogenario.

http://www.elheraldonews.com
Publicado por buenavistavcuba @ 15:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios